Dhikr Allâh: El Recuerdo de Allâh

Dhikr Allâh: el Recuerdo de Al-lâh 11/01/2002 – Autor: Hisham Kabbani

El recuerdo de Allâh (Dhikr), es el medio por el que las estaciones otorgan sus frutos, hasta que el buscador llega a la Divina Presencia (Hadra).En el viaje a la Divina Presencia, la semilla de la rememoración es plantada en el corazón, y regada con el agua de la alabanza y alimentada con la glorificación hasta que el árbol del Dhikr echa profundas raíces y comienza a dar sus frutos. Esta es la fuerza de todo progreso, y la cimentación de todo éxito. Es el despertador del sueño y el salvador del descuido, es el puente hacia el Uno recordado.

Los Sheikhs se esfuerzan en recordar a su Señor en cada aliento, así como los ángeles están constantemente en estado de Dhikr, alabando a Allâh. Uno de nuestros Sheikhs ha dicho, “Te recordé, porque me olvidé de Tí por un momento, y el modo más fácil de recordarte, es mencionarTe con mi lengua.” Si el discípulo menciona a su Señor en todo momento, encontrar la paz y la satisfacción en su corazón, y elevará su espíritu y su alma, y se sentará en la Presencia de su Señor.

 

El Profeta (s.a.w.s.) dijo en una Tradición auténtica mencionada en el Musnad de Ahmad, “La gente del dhikr son la gente de Mi Presencia”. Así, el gnóstico, es el que mantiene el Dhikr en su corazón, y deja atrás las ataduras del mundo.

La mención del Dhikr en el Corán: El Dhikr es mencionado muchas veces en el Sagrado Corán. En la mayoría de los versos lo que se quiere decir con la palabra Dhikr es glorificar, exaltar, y alabar a Allâh, y mandar salutaciones al Profeta (s.a.w.s.) Allâh ha dicho, “RecordadMe y Yo os recordaré” (2: 152). También ha dicho, “…Y recuerda mucho a tu Señor, y glorificadLo al atardecer y al alba” (3:41). Y también, ” Aquellos que recuerdan a Allâh de pie, sentados o acostados…” (3:191). Él ha dicho, “Aquellos que creen, y cuyos corazones encuentran alivio en el recuerdo de Al-lâh — pues verdaderamente en el recuerdo de Al-lâh los corazones se alivian” (13:28). Y “…los hombres y mujeres que recuerdan mucho a Allâh” (33:35). Y también, “¡Oh vosotros que creéis! ¡Recordad mucho a Allâh! ¡Glorificad Le mañana y tarde!” (33:41,42). Hay muchos, muchos versos del Corán que hacen mención del dhikr. El Imam Nawawi dijo, “Todos los sabios musulmanes han coincidido en la aceptación y la posibilidad de realizar el Dhikr con el corazón y con la lengua, por hombres y mujeres adultos, por niños, por el que tiene la ablución, por el que no la tiene, e incluso por la mujer durante su periodo. Los sabios han permitido que el Dhikr se realice en forma de glorificación, de exaltación, de alabanza, y como forma de enviar saludos al Profeta (s.a.w.s.).” El Dhikr pulimenta los corazones y es la fuente del hálito Divino que reanima a los espíritus moribundos llenándolos con las bendiciones de Allâh, adornándolos con Sus Atributos, llevándolos del estado de abandono, al de completo despertar. Si nos mantenemos ocupados con el Dhikr Allâh, la felicidad y la paz nos serán garantizadas. El Dhikr es la llave de ha felicidad, la llave de la alegría, y la llave del Amor Divino. La mención del Dhikr en la Sunna Según Bujari, Abu Musa al-Ashari (r.a.a) relató que el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “La diferencia entre el que recita el dhikr y el que no lo recita, es como la diferencia entre el vivo y el muerto” Tirmidhi narró de Anas (r.a.a.) que el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “Si alguna vez pasáis junto a los jardines del paraíso, ¡quedaros!” Y le preguntaron, “¡Oh Mensajero de Allâh! ¿Cuales son los jardines del paraíso?” El respondió, “Los grupos que recitan el Dhikr!”. Bujari narró en su libro que según Abu Hurayrah (r.a.a.) el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “Allâh Todopoderoso y Exaltado tiene ángeles que buscan a la gente del dhikr. Si encuentran a la gente del dhikr, los acompañan hasta que alcanzan el primer cielo. Y Allâh le pregunta a sus ángeles, ‘¿Qué están haciendo Mis siervos?’ Y los ángeles dicen, ‘Oh Allâh, Te alaban y glorifican, y recitan Dhikr”. Dice Allâh, “¿Me han visto?” Los ángeles contestan, “No, no Te han visto.” Entonces Allâh pregunta, “¿Cómo sería si Me vieran?” Los ángeles responden, “Oh Allâh, si Te vieran, ellos Te ofrecerían más alabanzas, más glorificaciones, y Te recordarían mucho más.” Y Allâh pregunta, “¿Qué es lo que piden?” Los ángeles contestan, “Piden Tu paraíso” Allâh pregunta, “¿Han visto acaso Mi paraíso?” Los ángeles contestan, “No, Mi Señor”. Allâh continúa, “¿Cómo sería si vieran Mi paraíso?” Los ángeles responden, “Estarían mucho más atraídos por él, y más ansiosos de alcanzarlo.” Entonces Allâh les pregunta, “¿Qué es lo que temen?” Y los ángeles dicen, “Ellos temen el fuego del infierno”, y Allâh pregunta, “¿Cómo sería si vieran el fuego del infierno?” y responden, “Se apartarían de él lo más posible, y pedirían protección.” Entonces dijo Allâh, “Sois todos testigos de que los perdono de todos sus pecados.” Un ángel preguntó, ‘¡Oh Nuestro Señor!, hay uno entre esa gente que no es uno de ellos. Solamente vino para requerirle algo a alguno de ellos. Allâh dijo, “Aquellos que Me recuerdan son Mis amados. Cualquiera que entre en su circulo será perdonado.” De los dichos de los Imames y de los sabios sobre el Dhikr Ibn Abbas (r.a.a.) dijo, “Allâh Todopoderoso y Exaltado puso un límite en todas las obligaciones que ordenó al género humano; excepto para el Dhikr. Porque ahí no hay límite.” Ibn Qayyim al Jawziyya dijo, “No hay duda de que el corazón se oxida, lo mismo que el cobre y la plata se oxidan. El corazón se pule con el Dhikr, que lo deja inmaculado como un espejo. La oxidación del corazón es debida al abandono y al pecado. Y su pulido se logra por medio de dos actos: el arrepentimiento y el Dhikr. Si a alguno se le ensombrece el corazón, las imágenes que este refleje serán borrosas. Verá la falsedad aparecer como verdad, y la verdad como la imagen de la falsedad. Cuando hay mucho oxido en el corazón, el corazón se oscurece, y en la oscuridad las imágenes de la Verdad y de la Realidad jamás aparecen. El modo mejor de pulirlo es a través del Dhikr Allâh.” Ibn Ata Al-lâh dijo, “Por medio del Dhikr te liberas del abandono y del descuido. Mantienes tu corazón Presente en Allâh, Todopoderoso y Exaltado. El método mejor para aproximarse a Su Presencia, es por la recitación del nombre, “Allâh”, en el corazón o con la lengua, o recitando alguno de Sus Nombres”  Abuh Qasim al-Qushayri dijo, “El Dhikr es el apoyo más fuerte que podemos encontrar en el camino hacia Al-lâh, Todopoderoso y, Exaltado. Nadie puede alcanzar la Divina Presencia sino es por medio de la recitación continua del Dhikr”. Mulay al-Arabi ad-Darqawi dijo, “No digas, ‘Yo soy nada’. Tampoco digas, ‘Soy algo’. No digas, ‘Necesito esto y aquello’, ni tampoco, ‘No necesito nada. Dí, ¡Allâh!, y verás maravillas”. Podemos ver por lo que hemos mencionado que todos los guías y Sheikhs perfectos aconsejan al buscador en el Camino de Allâh que recite continuamente Dhikr en todos los momentos de su vida, y que busque la compañía de grupos que practiquen el agradecimiento. Hemos visto también que el Sagrado Corán y la Sunnah del Profeta (s.a.w.s.) y los sabios, están todos de acuerdo en esta materia. Los tipos de Dhikr El Dhikr se puede hacer, bien en silencio, o bien en alta voz. El Profeta (s.a.w.s.) animaba a la gente a practicarlo de las dos maneras. Entre los sabios de la Ley Divina y los Sheikh Sufíes, algunos prefieren el dhikr en alta voz, y otros prefieren el Dhikr silencioso. El Dhikr en voz alta Bujari narró que Abu Hurayra (r.a.a.) reportó que el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “Al-lâh dijo, ‘Si Mi siervo Me menciona en sí mismo, Yo lo mencionaré en Mí Mismo. Si Me menciona en grupo, Yo lo mencionaré a él en un grupo en Mi Presencia.” Entendemos de esta Tradición que menciona a Allâh en grupo implica el hacerlo en voz alta. Algunos sabios determinaron de esto, que está permitido hacerlo así. Bujari narró que Ibn Abbas (r.a.a.) dijo, “En tiempo del Profeta (s.a.w.s.), la gente acostumbraba a elevar su voz en el Dhikr.” También Bujari narró que Abu Mabad (ra.a.), el esclavo liberado de Ibn Abbas (r.a.a), dijo, “Ibn Abbas me dijo, ‘En vida del Profeta (s.a.w.s.), era costumbre cantar alabanzas a Allâh en voz alta después de la celebración de las oraciones obligatorias. Cuando se oía el Dhikr, yo sabía que la oración en común había terminado.” El Imam Ahmad Abu Dawud y Tirmidhi relatan que as-Saib (r.a.a.) reportó que el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “Vino Gabriel y me ordenó que ordenara a mis Compañeros que elevaran sus voces en el takbir (Al-lâhuu akbar, Al-lâh es El más Grande).” Ha sido narrado por Bujari y Muslim y mencionado por Jalaluddin as-Suyuti en otras recopilaciones, que Ali ibn Abi Talib (a.s.) dijo, “Una vez preguntó al Profeta (s.a.w.s.), ‘Oh Mensajero de Al-lâh, guíame por el camino más corto a la Presencia de Allâh, y a la manera más fácil de adorarLo, y la mejor para Allâh, Todopoderoso y Exaltado’ El Profeta (s.a.w.s.) dijo, ‘Oh Ali, debes recitar continuamente Dhikr Allâh, en silencio y en voz alta.’ Yo repliqué, “Oh Profeta, todo ser humano recita Dhikr. Dame algo especial.” El Profeta (s.a.w.s.) dijo, ‘Oh Ali, lo mejor de lo que yo he dicho, y que dijeron todos los profetas anteriores a mí es, la ilaha il’-Allâh. Si pudiéramos poner en el plato de una balanza todos los cielos y la tierra, y en el otro, la ilaha il’-Allâh, resultaría que éste pesaría más. El Día del Juicio no vendrá, mientras haya en la tierra gente que diga la ilaha il’-Allâh. Entonces pregunté, “¿Cómo debo recitar?” El Profeta (s.aw.s.) dijo, “Cierra tus ojos y escúchame mientras yo recito la ilaha il’-Al-lâh tres veces. Luego lo dirás tú tres veces, y yo te escucharé.’ Entonces el Profeta (s.a.w.s.) lo dijo y yo lo repetí en voz alta” En la narración del Imam Ahmad y de Tabarani, esta Tradición continúa, describiendo cómo el Profeta (s.a.w.s.) enseñó a sus compañeros el Dhikr. “Ibad bin Samit (r.a.a.) dijo que el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “¿Hay algún extranjero entre vosotros?” y dijimos, “No, Enviado de Allâh.” Él dijo, “Cerrad la puerta.” Luego dijo, “Levantad vuestra mano y repetid después de mi la ilaha il’-Al-lâh”. Nosotros levantamos la mano y dijimos, la ilaha il’-Al-lâh. Entonces el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “Alabado sea Allâh que me ha enviado con estas palabras al mundo. Él me las ordenó así, Él me prometió el paraíso con ello, y El nunca cambia Sus promesas.” Entonces el Profeta (s.a.w.s.) dijo, “¡Sed felices! Al-lâh os ha perdonado.” Jalaluddin as-Suyuti mencionó los beneficios del Dhikr en alta voz en un artículo titulado Natijat al-fikr fi jahr adh-dhikr. y cita veinticinco Tradiciones auténticas en las que se menciona el Dhikr realizado en voz alta. El Dhikr silencioso Allâh ha dicho, “Recuerda a tu Señor en tu interior, con humildad y temor, y sin levantar la voz, en la mañana y en la tarde, y no seas de los negligentes.” (7:205). El Imam Ahmad ha narrado que Abu Hurayra (r.a.a.) reportó que el Profeta (s.a.w.s.) dijo, que dice Allâh, “Yo estoy con Mi siervo cuando Me recuerda, y al recordarMe, sus labios se mueven” Comentando esta Tradición, el Imam Nawawi dijo, “Allâh está con el que Lo nombra, con el que Lo nombra en su corazón y con el que Lo nombra con su lengua, pero debemos de reconocer que el Dhikr del corazón es más perfecto. El que recuerda, recita el Dhikr con la lengua a fin de reflejar lo que sucede en su corazón. Cuando el amor de Allâh y Su recuerdo desbordan el corazón y el espíritu, la lengua se mueve, y el buscador es aproximado.” El Sheikh Amin al-Kurdi dijo en el Tannwir al-qulub: “el dhikr que se realiza con la lengua, que combina sonidos y letras, no siempre es fácil de realizar, porque el comprar y vender y demás actividades que uno pueda hacer, distraen la atención del Dhikr. Lo contrario es cierto en el Dhikr, del corazón, que por eso cobra sentido, libre de letras y sonidos. De ese modo nada distrae a uno de su Dhikr, como dice el poeta: “cuando el corazón recuerda a Al-lâh, en secreto, fuera de la creación, fuera del mundo, sin palabras. Este es el mejor recuerdo: de él fluyen los dichos de los santos” Esto es por lo que nuestros maestros Naqshbandi han elegido el Dhikr del corazón. Y aún en más, porque el corazón es el lugar donde el Perdonador fija Su mirada, el lugar donde se asienta la fe, el receptáculo de los secretos y la fuente de las luces. Si este está sano, todo el organismo estará sano, y si está en desequilibrio, todo el organismo lo estará, como fue puesto en claro para nosotros por el Profeta (s.a.w.s.). Una Tradición que confirma esto fue narrada con la autoridad de Aisha (r.a.a.), “Allâh favorece el dhikr sobre el dhikr, setenta veces” (quiere decir el dhikr silencioso, sobre el que se practica en alta voz). El Día de la Resurrección, Allâh pedirá cuentas al género humano, y los ángeles custodios traerán todo lo que han escrito y registrado. Allâh Todopoderoso dirá, “Mirad a ver si algo de lo que le corresponde a Mi siervo se ha quedado fuera.” Los ángeles dirán, “No dejamos fuera nada que a nosotros concerniera, pues todo lo que registramos, escrito está.” y Allâh dirá, “Oh Mi siervo, hay algo tuyo que solamente Yo recompensaré. Es el recuerdo escondido que tú hacías de Mí.” También con la autoridad de Aisha (r.aa.), “El Dhikr que no es oído por los ángeles custodios vale por setenta del que oyen.” Lo narró Bayhaqi. Los estados del Dhikr y su cumplimiento Según la gente del Sufismo, el Dhikr es esencial porque es el medio más primario para acercar al buscador a la Presencia de Allâh. Se pueden distinguir tres grados diferentes que reflejan los distintos estados de acercamiento a la Divina Presencia: 1. El Dhikr que la gente corriente realiza con su lengua. 2. El Dhikr que la gente especial realiza con su corazón. 3. El Dhikr de los elegidos, entre los especiales, por su aniquilación en el Dhikr, cuando ven al Uno que recuerdan y son aniquilados en Su Presencia. El Imam Ghazzali dijo, “Debéis de saber que Allâh desvaneció los velos de la ignorancia y llevó a la gente al estado de visión, por medio del Dhikr continuo. El primer estado del Dhikr es el Dhikr que se cumple con la lengua, luego está el Dhikr del corazón, y después la aparición de la Divina Presencia en la recitación del Dhikr, dejando ya éste de ser necesario” El Sheik ah-Munawi dijo, “Para el que busca en el camino de Allâh, la cosa que más alto beneficio le puede procurar es el Dhikr del Nombre, “Allâh”, por cuyo medio probará y verá el Amor de la Divina Presencia.” El Imam Junayd dijo “Cualquiera que recite Dhikr con el Nombre que lo abarca todo, “Allâh”, es aquel que se abandona, conectándose a Su Señor, existiendo en Su Presencia, mirándoLo a Él a través de su corazón, donde la Luz de Allâh ha quemado por completo el cuerpo físico.” Este es el método de los grandes Sheikhs de la Orden Naqshbandi para iniciar a sus discípulos en el Dhikr con el Nombre Único, que abarca todos los Atributos, “Allâh”, y por la negación y la afirmación con las palabras sagradas, “La ilaha il’ Al-lâh.” A través de estas dos fórmulas, los discípulos podrán alcanzar el estado de excelencia, el que es mencionado por el Profeta (s.a.w.s.) en la Tradición narrada por Bujari y Muslim, “La excelencia consiste en adorar a Allâh como si lo vieras.” Ibn Qayyim al-Jawziyya dijo, “Si una persona quiere ser guiada, debe buscar a alguien de entre la gente del Dhikr. Si encuentra a uno de ellos, que mantiene el Dhikr continuo, y que sigue la Sunnah del Profeta (s.a.w.s.), debe de pegarse a él.” Ibn Hajar al-Haythami dijo, “El buscador en sus primeros pasos, antes de alcanzar el grado del conocimiento, debe de obedecer las órdenes de su Sheikh, que posee los dos conocimientos —el conocimiento Divino y el conocimiento de la Ley Divina—porque es como un doctor que ha experimentado y probado toda la sabiduría divina manteniendo el Dhikr en su corazón”.

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.