Idolatría es adorar una religión y no al Creador

Sobran las palabras.

Una noche después de la última oración, un sacerdote muy vanidoso se acercó a ver al maestro de derviches Sheij Abdul Qadir Jilani y le dijo: – Mire, yo sigo a Jesús de Nazareth. Él hacía milagros, convirtió el agua en vino, curó a los enfermos y resucitó a los muertos ¿Qué milagros hizo Muhammad para que merezca que le sigan? – A lo que el maestro dijo: – Te contestaré si me acompañas a un lugar – Y, aunque era muy tarde, ambos se encaminaron hacia la casa de una familia que acababa de perder a su hija pequeña y, aunque estaban velando el cadáver, Sheij Abdul Qadir se acercó hasta el cuerpo de la pequeña y dijo al sacerdote: – Si en realidad eres discípulo de Jesús, haz lo que él hacía. ¡Adelante, resucítala! – ¡Está loco! – respondió el prelado – Eso es imposible – ¿Imposible? – preguntó Sheij Abdul Qadir – ¿Qué palabras utilizaba Jesús para devolver la vida? –- ¡Talita kum! – respondió el sacerdote. Que quiere decir; ¡Niña, levántate! – Entonces el Sheij se acercó a la niña y dijo; – En Nombre del Señor, niña, levántate – y de repente el cuerpo de la pequeña comenzó a respirar y se levantó. El sacerdote, que no salía de su asombro, balbuceó: – ¿cómo ha podido hacerlo? – A lo que mi maestro dijo: – Mira, yo sigo a Muhammad, hermano de Jesús y heredero por tanto de lo que él tenía. Si yo, siguiendo a Muhammad, hago lo que Jesús hacía, ¿quién es el verdadero cristiano, tú o yo? – Y compadeciéndose de él, lo llevó fuera de la casa, le mostró el cielo nocturno y le dijo: – Mira todas esas estrellas ¿te parecen bellas? Pues es la luz de Dios las que las hace brillar y resplandecer. Los profetas son como esas lámparas del cielo, todos brillan con la misma luz, la luz de nuestro Señor. Si sigues a uno es como si los siguieras a todos porque nadie con sentido común puede amar una estrella y despreciar a la que está a su lado.

“El Mensajero cree en lo que se le ha hecho descender procedente de su Señor y los creyentes con él. Todos creen en Allah, en sus ángeles, en sus libros y en sus mensajeros y no diferenciamos entre ninguno de sus enviados” Sura 2; 285

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.