EL CAMINO A SEGUIR

Dios no sume a nadie en las tinieblas, pues cada persona tiene un Alma que procede de Él y una inteligencia que Le pertenece. También le ha concedido una comprensión, distintas visiones de su entorno y diferentes órganos internos. No obstante las personas permanecen en la ceguera, salvo aquellos a los que ha retirado los velos, que no son algo externo, pues están en si mismos y en la oscuridad de sus propios cuerpos. El Camino precisa austeridad; la austeridad se precisa para entablar una lucha, en la que se rechaza a los enemigos hasta hacerlos sucumbir.

Los enemigos son tres: El Cuerpo, el Alma y el Demonio. El esfuerzo que debe realizarse depende, especialmente, del camino que se sigue.

Tawba: Recuerdo de Allâh

Islâm significa rendición incondicionada a Allâh. El musulmán somete su existencia a su Único Creador, y con ello está preparado para proponerse un Camino hacia Él, buscando  conquistarlo (el Fath, la Iluminación). La sujeción a la Sharî‘a es una necesaria purificación con la que se abandona el mundo de los ídolos y el aspirante se asoma al Dominio de Allâh.

Páginas

Suscribirse a Alcordanza RSS